Un ciudadano-pueblo, a través de una red social, preguntaba por qué la mayoría de los países latinoamericanos no habían alzado su voz par apoyar una Revolución Mundial como pocas veces se ha realizado en la historia de este planeta. He allí la pregunta ¿Por qué?

En la actualidad, hay dos tipos de sectores que luchan por contribuir a mejorar el país o el lugar donde se vive: el ciudadano organizado y los que laboran bajo una militancia política. Ejemplo de ello, es Chile. El único país de latinoamérica,  que en este momento, tiene su población activa en una lucha por hacer prevalecer la justicia y sus derechos a través del sector Educación. En dicha lucha hay 3 sectores en movimiento: los de militancia (Izquierda), los indignados y el pueblo en general que desea una educación más justa. Este último sector, el mayoritario, está dormido en su rutina cotidiana en la mayoría de los países del mundo, no sólo, en latinoamérica.

¿Los mueve el mismo motivo, objetivo? Si y no. Une los 3 sectores el objetivo de lograr una educación gratuita y de calidad, es decir, que es lograr alcanzar la justicia. Pero el sector militancia va más allá, es colocar el sector izquierda en un punto dentro del sector político de Chile. Y es aquí donde los intereses cambian y los mecanismos también. El modelo político labora de una manera diferente a como se mueve el pueblo en realidad. Se pasa explicar.

El modelo político tiene unos mecanismos claro de laborar:

Se organizan a través de partidos.

Poseen una ideología.

Son de derecha o de izquierda.

Tienen un líder máximo a quien seguir y obedecer.

Poseen caudillos o líderes en escalafón.

Se reúnen en forma de militancia.

Posee una estructura piramidal y no transversal.

Se manejan de acuerdo a los intereses del partido como prioridad.

Es cerrada.

Este modelo de organización, por sus mecanismos y por su naturaleza, ha contribuido a que el centro del poder lo ejerzan unos pocos y donde la mayoría no toma las decisiones importantes para una patria ¿Y qué ha dicho la historia sobre este modelo? Que ha tenido como resultado más errores que aciertos en las decisiones y que traen como consecuencias:

El egoísmo

La división interna (La unión “verdadera” se hace al  momento de una elección)

La División externa hacia otras instituciones que laboran dentro del país

La competencia desleal.

El subir escalafón para lograr un poder de influencia, más que crecer para ir madurando sobre cómo dirigir millones de vidas que están bajo su responsabilidad.

El apoyar el mismo sector o partido  a nivel nacional o internacionalmente, sin importar las injusticias o atropellos en la que estén recurriendo hacia la población que los eligió.

Generalmente se recurre al pueblo como apoyo para fortalecer al partido, al sector, a la ideología, más que  otros elementos genuinos.

Se lucha primero por principios del partido que por los principios universales del ser humano.

Queriendo o sin querer se terminan alejando de la población. Se aíslan en sus mundos de intereses al igual que el sector económico.

Dividen la población al sectorizarse.

Y la forma de organizar la política es un paradigma bastante arraigado.

¿Alguien puede decir algo contrario a la historia vivida o que se vive todavía en la política?

¿Y dónde está el pueblo, el ciudadano común en todo ello?

El modelo político, como se conoce en la actualidad, ya está desgastados y no dio resultados al ser humano. El punto es que lo vital no radica:

Si hay un buen político, o no, dirigiendo un país.

Si hay dinero, o no, en el país para bajar recursos.

Lo más importante es que el pueblo pueda participar, pueda crecer, el ser humano pueda evolucionar. Que la población esté activa y protagonista de su propia historia. Y que los buenos momentos de un país no sea una pequeña etapa como hasta ahora se ha visto en el mundo. Que la mayoría de los ciudadanos practiquen los principios que forman una República: Libertad, Igualdad, Justicia y Fraternidad.

Sin personas que practiquen la República, no habrá República. No lo hay todavía, por consiguiente, no hay una forma elevada de vida.

La Revolución Mundial ha permitido que el pueblo-ciudadano se organice sin militancia. Espontáneamente. En libertad. Sin un líder que le diga que hacer y que no hacer. Se organizan en un modelo que permiten a todos crecer y desarrollarse. Aprenden a madurar en una verdadera política para el pueblo. El pueblo propone y actúa. Surgen nuevas ideas que permiten una verdadera transformación de lo que no ha dado resultado. Se desarrollan debates que permiten evolucionar las ideas. El ciudadano está no por fortalecer a los intereses de un sector sino por lo que realmente esta afectando a la población. Se rompe aquellos paradigmas de como funcionan los partidos. Se lucha por los principios universales más que por ideologías o por fortalecer un partidos, esto contribuye a que la verdad se manifieste y que el conocimiento avance porque todos tienen algo que decir.

¿Por qué latinoamérica no se ha unido a esta Revolución? ¿Será que no es afín a esta nueva propuesta que están realizando los pueblos del mundo? ¿Será que el modelo ideológico-partidista ha dormido a la población? Alguien puede decir que los pueblos de Sur América están bien, hay inversión social. Lo importante no es dar el pescado, es enseñarle a pescar. El pueblo se acostumbra a que sus representantes le den, y no, a crear, proponer y desarrollar. Ya se ha recurrido a ello varias veces pero No se quiere aprender de la historia. Lo más importante que puede tener una patria es tener un pueblo despierto, activo, para producir ideas y todo lo que se necesita en una gran nación.

Los pueblos de Sur América se mueven de acuerdo a los que dictan sus líderes. No se ha aprendido de la historia. Y desde quien redacta, no se ha avanzado casi nada en su esencia de hacer crecer a los pueblos. No es la comodidad que hace crecer a los pueblos. Hay que revisar algunos pueblos nórdico. Viven muy bien. Socialmente lo tienen casi todo ¿Pero su población está despierta?

¿Qué sucedió cuando ya no estaba Simón Bolívar? ¿Se avanzó? ¿La población creció? Es hora de que los líderes permitan que los pueblos puedan crecer y madurar ¿De qué forma? Aprendiendo de las nuevas propuestas que están haciendo los pueblos del mundo.

Para finalizar, todavía se ve el crecimiento de un país por lo material.

Anuncios